El Convent

Situado en un entorno idílico, en la punta de Santa Anna y con el mar a sus pies, el Convent de Blanes se construyó en 1583, y ha sido considerado desde tiempos históricos uno de los lugares más privilegiados de la Costa Brava.
En sus orígenes, este edificio fue un convento de los monjes de la orden de los capuchinos, y actualmente es un edificio protegido y declarado de interés monumental y paisajístico. Un espacio singular que permite ver la Costa Brava a vista de pájaro, y que hoy en día acoge banquetes y celebraciones de todo tipo.

UBICACIÓN