Concurso Internacional de Fuegos Artificiales de la Costa Brava

Con un siglo de tradición pirotécnica, uno de los actos más fascinantes e imprescindibles de Blanes es este festival de luces, colores y humo que cada julio trae a nuestras playas decenas de millones de espectadores. Los fuegos se lanzan desde la playa de Sa Palomera, un marco incomparable para iluminar el cielo y la mirada de los espectadores en las memorables noches de finales de julio, que también llegan cargadas de conciertos y ganas de disfrutar al freco.

Cualquiera que haya visitado Blanes los últimos años, habrá visto o habrá oído hablar de este gran espectáculo, del cual ya había referencias escritas en el 1891. Solamente la Guerra Civil consiguió aparcar esta celebración, entre 1936 y 1944, pero desde entonces no ha pasado ni un solo verano sin que el cielo se haya encendido con fuego, colores y humo.
El formato actual tiene un balance abrumador: entre 120.000 y 150.000 espectadores al día, con un total que ronda el millón de personas durante toda la Fiesta Mayor, llenando las playas, el paseo y las terrazas de gente con la cabeza hacia arriba y absolutamente embelesada por el espectáculo pirotécnico.

Pero no siempre ha tenido este formato de concurso. Esta propuesta nació durante los años 70, y ha ido evolucionando hasta convertirse en un escenario muy atractivo para las mejores compañías pirotécnicas del mundo.
Los fuegos son Fiesta Mayor, son Santa Anna, son Blanes en estado puro. No os podéis perder esta fiesta de ninguna manera.