Fuente Gótica

Su singularidad como fuente de estilo gótico civil la convierte en una pieza única del patrimonio catalán y en un sello inconfundible de la ciudad. De forma octogonal, se construyó en el siglo XV por instancia de la vizcondesa de Cabrera y el gremio de los hiladores de lana, y presenta seis gárgolas de figuras humanas y un medallón central con el escudo de los Cabrera. Se trata de una pieza monumental muy apreciada por los blandenses.

UBICACIÓN